psicologia y excusas ciclista

La Psicología, el ego y las excusas del ciclista

La psicologia del ciclista, sus pensamientos, sus objeciones, su ego y sus excusas. Vamos a lidiar con todo esto hoy.

Esto es una reflexión personal que voy a hacer aquí sobre mi perspectiva de por qué muchos deportistas no terminan de rendir bien (dentro de la capacidad física de cada uno).

Durante estos dos últimos meses he estado observando y escuchando durante las salidas ciclistas que realizo con los compañeros.

Sobre todo escuchar.

He comprobado como durante un entrenamiento o salida “dominguera” en bici hay diferentes comportamientos.

Por regla general los deportistas somos un poco cabezotas, pero también nos movemos mucho por estados de motivación.

A que ciclista no le han preguntado en alguna salida, ¿que tal, cómo vas hoy ?

Y qué ciclista no ha respondido: – no muy bien.

La motivación positiva nos activa las ganas de entrenar y sufrir encima de la bici , y la no motivación hace que pongamos excusas a la hora de entrenar.

Lo sé. Todos ponemos excusas, pero a veces son razonables y otras no tienen sentido.

Los deportistas de élite tienen entrenadores y psicólogos a su disposición para ayudarles y entrenarles para cuando les vengan momentos duros por cualquier circunstancia, como puede ser una larga temporada sin triunfos o buenos resultados, una lesion larga o problemas familiares que afecten directamente a su rendimiento.

Los deportistas populares nos apoyamos en nuestros compañeros de fatigas y en nosotros mismos. Alguno también en su pareja, pero creo que este grupo es poco numeroso.

Cuando un deportista popular responde a la pregunta “¿Cómo vas hoy?” alegando cosas como: regular porque…

  • anoche cené mal (normalmente se alega a un tipo de comida poco relacionada con ayudar al rendimiento).
  • anoche me acosté tarde (del tipo, mi pareja tenía ganas de fiesta, o estuve de fiesta con amigos, etc)
  • anoche el niño no me dejó dormir o similar.
  • ayer me pasé en el entrenamiento y hoy – no voy.

Creo que por norma se está engañando a sí mismo.

Probablemente ninguna de las excusas propuestas arriba sean lo suficientemente fuertes como para que su rendimiento sea nefasto o malo.

Lo normal es que simplemente sean excusas porque por algún motivo, – no está motivado.

La motivación mueve montañas y entierra excusas.

Tal vez el ego, no deja decir las cosas como son y por eso intentamos “capear” la situación.

Si hay algo que he aprendido en estos últimos años tanto en el deporte como en mi vida profesional y personal, es que

la gente no dice lo que realmente piensa

En muchos momentos (no en todos, claro).

La comida de la noche anterior, el niño que no deja dormir toda la noche, la biela que hace ruido o la fiesta con los amigos, son meramente – excusas.

En este momento estoy recordando en mi mente un día importante para un triatleta de larga distancia como es correr su primer IRONMAN.

Normalmente será dificil conciliar el sueño la noche anterior (incluso será dificil dormir relajado esa semana previa).

Entre los nervios y el madrugón que te tienes que dar para desayunar y prepararte para el gran día, poco tiempo queda para descansar (dormir).

Si no rendimos al 100% porque en vez de dormir 9 horas hemos dormido 5, la mayoría de triatletas de IRONMAN se quejarían de esto porque serían incapaces de rendir en esta prueba.

La psicología propia como individuos puede hacernos mucho daño si no sabemos manejar los distintos escenarios en los que vamos a tener que actuar.

A un ciclista le puede hacer mucho daño ver cómo sus compañeros suben  los puertos y él “se queda siempre“.

Cuando tal vez el problema venga de una falta de entrenamiento adecuado y la solución pase por tener un entrenador o hacer un entrenamiento más específico para mejorar las subidas.

Otro caso que puede causar problemas de motivación  puede ser igualmente el ciclista que “se queda en las subidas” porque simplemente le sobran unos kg.

Y la solución pase por encontrar a un nutricionista y el problema se resuelve.

Son simples ejemplos los expuestos, pero estoy seguro de que “te suena” alguno.

La motivación y el rendimiento van de la mano, si uno sube el otro también y si uno baja el otro también.

 

Esta es mi pequeña reflexión sobre este tema.

Ahora puedes aportar tu opinión al respecto si lo deseas en los comentarios.

Mi Ironam

 

Opt In Image
Únete a la Tribu y te llegará este
EBOOK: Recetas ESPECIAL deportistas !!

Tu Correo electrónico (requerido)

(requerido ) Acepta la politica de privacidad

Deja un comentario

English EN Español ES